Creando mundos

niñacreandouniverso
Creando Mundos

Fotografía: “Maker” de Eugenia Loli

Puedes escuchar este post en el siguiente audio. Duración: 10 minutos.

Al final de la entrada tienes una de las secuencias más bellas, espectaculares y sobrecogedoras sobre la Creación. Es de la película “El árbol de la Vida” de Terence Malick, una obra maestra. Contempla la secuencia con calma y deleite, cuando tengas un ratito, mejor en una pantalla más grande. Son 13 minutos. No te la pierdas!!!

Queda apenas una hora para que termine el día de hoy. Ahora todavía es JUEVES…. ! Y escribo a contrarreloj para que siga siendo jueves cuando publique esta entrada.

Cuando concebí este blog, establecí diferentes temas sobre los que escribir según los días de la semana, por su relación simbólica, energética, astrológica y etimológica. Me pareció una estructura divertida.

También me propuse escribir un post cada día de lunes a viernes, todo un desafío. Y al menos quiero cumplirlo estas dos primeras semanas, antes de sucumbir.

Así que, como Cenicienta, estoy bajando las escaleras a toda velocidad porque tengo que llegar a casa antes de la medianoche. Mi casa es PUBLICAR y que sean las 23 y….. No me preocupa volver a mis harapos, porque no estoy vestida de princesa. Me preocupa mi compromiso con el día de hoy, que se llama Jueves.

El día de una mujer, madre, separada, autónoma y de recursos económicos justitos para llegar a fin de mes por los pelos, que además tiene Trastorno de Déficit de Atención diagnosticado y además es una mujer lenta y contemplativa a la par que hiperactiva, no es precisamente un día holgado. No sobra el tiempo. No hay tiempo para sofá, ni para ver Big Bang Theory ni Juego de Tronos (que nunca he visto). Así que como no tengo tiempo, la única solución que he encontrado para salir de ese “no tengo tiempo” ha sido un poco radical: crear un nuevo proyecto y ejecutarlo. Y tener menos tiempo todavía.

Ahora son las 22.30, he llegado a casa hace nada después de trabajar hasta las 21, he cenado mientras abría el MacBook Air (todavía no sé cómo lo he hecho) y me he puesto a escribir como si no hubiera un mañana. Escribir no es sólo escribir. Escribir una entrada es buscar la mejor foto, el mejor vídeo, la mejor referencia, contrastar la información, cortar y pegar y escribir algo de mi propia cosecha, buscar el libro de poemas que me ha venido a la mente mientras hacía varias otras cosas a la vez, y con suerte, poder grabar el audio mientras las gatas trotan por las paredes de la casa. Escribir es robarle horas al sueño. Ahora mi hijo está con su padre, si no ya me habría quedado dormida a su lado, plácidamente.

Volvamos al jueves pues, que es un día la mar de interesante. Tic tac tic tac…. escucho el reloj en la tripa del cocodrilo.

En castellano jueves procede de la expresión latina Jovis dies, que significaba ni más ni menos que ‘día de Júpiter’, pues este era el dios al que se le encomendaba este día de la semana.

Júpiter (en latín: Iuppiter), también llamado Jove (Iovis), es el principal dios de la mitología romana, padre de dioses y de hombres.

La palabra latina Iuppiter (Júpiter) proviene de las raíces indoeuropeas dyu-, que significa “luz”, y piter, que hace referencia a pater, y que significa “padre”; es decir: El padre de la luz. En cuanto a la palabra latina deus (“dios”), así como su variante divus (“divino”, o “divinidad”), que están ambas en la base de la palabra castellana “Dios”, significan literalmente “ser de luz”, puesto que se entendía que los dioses estaban hechos de la misma materia que la luz. Este origen también está en la base de la palabra Iovis (“Jove”, otro nombre para Júpiter, de donde proviene la palabra castellana “jovial”). Por otra parte, la palabra griega Zeus también procede de una raíz indoeuropea: dyeuis.

En astrología, el planeta Júpiter se relaciona con la filosofía, la religión, la fe, la ciencia, el sentido de la vida, la antropología, los viajes largos, las expediciones, los países y lenguas extranjeros, todo lo que va más allá de los límites conocidos, el conocimiento superior, la publicación de obras, la expansión en general.

En un principio había pensado escribir hoy sobre la relación entre la física cuántica y el budismo, que es un tema apasionante. Pero no sé si me va a dar tiempo, porque está saliendo otra cosa, y el tema requiere tiempo para poder explicarlo bien.

Así que voy a hablar del proceso de publicar (llevar a la luz) una pequeña obrita con sentido filosófico y religioso y que hable de la creación del universo y de Dios.

Buscando la foto para el tema, lo primero que pensé fue en la Creación de Miguel Ángel. Véase:

Miguel_Angel_Creacion_de_Adan_Capilla_Sixtina_bja

Luego me di cuenta de que era la creación de Adán, y aunque la obra sea maravillosa y me encante, vi que al fin y al cabo eran dos tipos, y me pareció demasiado patriarcal así que decidí utilizar el detalle, que siempre me ha gustado más que la obra en sí. Véase:

ausschnitt-aus-die-erschaffung-adams

Luego decidí buscar Big Bang, y todas las fotos eran de Big Bang Theory y había que esmerarse para conseguir alguna foto de la Gran Explosión del Universo.

Y justo cuando escribía “la Gran Explosión del Universo”, ha sonado una campanilla y me ha aparecido el siguiente aviso de un correo entrante: 21 TARAS (Nueva entrada) Creando Mundos. Mila Zahori acaba de publicar, que es la entrada que estoy escribiendo en este preciso instante. Y el autocorrector me ha cambiado “Zahori” por “Ahora”, qué inteligente.

Ante mi perplejidad total, que he pensado: ¿Cuándo le he dado yo al botón de publicar?

Se me ha quedado esta cara:

emojisurprise

Y claro, lo cierto es que había programado la publicación de la entrada (como hago todos los días) a las 23.30, para que no se me pasara el día de hoy. Y las 23.30 han llegado en el momento menos pensado.

La buena noticia es que esta entrada ha sido publicada el jueves, tal y como yo quería que sucediera. La mala noticia, es que al correr, no he perdido ningún zapato. Así que no tengo ninguna posibilidad de que mi príncipe me encuentre, si es que bailar con un príncipe es una de entre las miles de cosas que yo hecho en el día de hoy, entre carrera y carrera. En este momento no lo recuerdo.

Los magos por tanto correr me podrían haber confundido con una carroza, pero no ha debido de ser porque por suerte no me he convertido en calabaza.

Una cosa que tiene WordPress (y el autocorrector me ha cambiado “WordPress” por “sorpresa”, qué inteligente…), es que además de ser una sorpresa constante, normalmente envía el email de publicación de entrada bastante más tarde de su hora de publicación. Sin embargo hoy lo ha enviado con puntualidad británica.

Así que si hay alguien, por un azar que no busco comprender, leyéndome ahora mismo, quiero que sepas, que todavía estoy escribiendo, así que no te sorprendas si la entrada no termina debidamente, o termina raro.

Siempre llego por los pelos, pero hoy me llevo el premio.

Total, que las fotos no me convencían para expresar la idea de Dios, y de la creación, y de la gran explosión.

Hasta que he entrado en Pinterest (grande) y he encontrado…. LA FOTO.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡    UNA NIÑA CREANDO EL UNIVERSO    !!!!!!!!!!!!!!!!!! Mientras hace pompas de jabón con los planetas…. Delicioso!

Ya era hora!

Yo tengo gozo en mi alma ¡grande! (era una canción del coro de la iglesia de mi colegio). Mi alma grande y feminista está feliz con este corte de mangas inesperado al patriarcado. Al patriarcado, no a los hombres (que quede claro).

Que conste que me encantan los hombres con barba, y me pueden parecer divinos hijos de Dios. Pero estoy un poco cansada de la representación de Dios como un señor con barba. Claro, luego la gente no cree en Dios, porque se les parece demasiado a su vecino. Y por más que les expliques a Dios, como que no lo ven.

Sin embargo, ahora que lo pienso, y parafraseando a Fernando Trueba (yo creo en Dios, y a veces pienso que es Billy Wilder) … he de reconocer que tengo la suerte de conocer a un hombre con barba blanca (o gris) que es en mi vida Dios mismo. Y que incluso se parece al de Michelangelo. Así que la feminista se tiene que tragar sus chistes.

(Comunico que para inspirarme sólo bebo sopa de miso)

Bueno, pues la foto es de la artista griega del collage afincada en California Eugenia Loli. Pincha su nombre para conocer su obra, que es fascinante.

Me voy a dormir muy contenta.

Y la foto de la nena me ha recordado un precioso poema de uno de mis poetas preferidos (que fue un hombre y no tenía barba): E. E. Cummings (Del libro “Xaipe”, 1950)

quizá dios

sea la mano
de un niño)que con gran cuidado
nos
trae
a ti y a
mí(sin ni si
quiera aplastarlo)el

ligero ingrávido diminuto

mundo
con un agujero
del
que brotarían unos demonios alados si
algo no hubiera(quizá no pudieron)
ponerse de acuerdo)sucedido(y flotan-
do dentr
o

maybe god

is a child
‘s hand)very carefully
bring
-ing
to you and to
me(and quite with
out crushing)the

papery weightless diminutive

world
with a hole in
it out
of which demons with wings would be streaming if
something had(maybe they couldn’t
agree)not happened(and floating-
ly int

o

 

“El árbol de la vida” de Terence Malick. Música: “Lacrimosa” de Zbigniew Preisner.

Anuncios

Pequeñas madres

EL-PODER-DE-LA-PALABRA

Hoy es miércoles. Miércoles es, etimológicamente, el día de Mercurio, en latín clásico, Mercuri dies. Éste era para los romanos el dios del comercio, el protector de los viajeros, el mensajero de los dioses y por tanto el dios de la comunicación. Mercurio ha inspirado el nombre de varias cosas en cierto número de campos científicos, como el planeta Mercurio, el elemento mercurio y la planta mercurial.

En Astrología, Mercurio es el planeta y la energía que rige la comunicación, la palabra, el aprendizaje, las relaciones con hermanos y vecinos, el conocimiento concreto, los libros, la lectura, la escritura.

Así que los miércoles escribiré sobre este ámbito, especialmente sobre la palabra y su poder para crear mundos.

El idioma sánscrito es una lengua clásica de la India, una de las lenguas indoeuropeas más antiguas documentadas. Es el idioma del yoga. Literalmente quiere decir ‘perfectamente hecho’: sam: ‘completamente’; kritá: ‘hecho, obra’. Y ciertamente es un idioma muy especial en el que cada palabra contiene un montón de universos.

Hay un concepto de la filosofía del yoga que me apasiona y que se llama, en sánscrito, Matrika Shakti.  Las Matrikas se definen como pequeñas madres de la creación, que representan las raíces profundas de cada vibración de sonido de las que han surgido las letras, las palabras y el lenguaje. Shakti es la energía creativa de lo divino, su aspecto femenino. Matrika Shakti es por tanto el poder inherente de cada palabra para crear la realidad. Cada palabra contiene lo que nombra y lo manifiesta en el mundo. 

Las mujeres hablamos mucho, nos comunicamos, nos expresamos y gozamos de compartir a través de la palabra y de los gestos. Es algo propio de nuestra naturaleza.

¿Cómo hay entonces en la historia tan pocas manifestaciones de las creaciones femeninas en cuanto a palabra y comunicación? Porque nos hemos dedicado enteramente a la creación más vital y primordial: los hijos, y por tanto, toda la humanidad.

Estamos viendo y viviendo en este tiempo una apasionada necesidad de las mujeres por expresarse, por hacerse visibles y reconocidas en el ámbito de lo creativo, lo social, lo político, y también en lo personal, en lo íntimo y en lo familiar.

Así que quiero dedicar esta entrada a una mujer que expresa el poder de la palabra, de la energía creativa de lo femenino, de una Matrika, tanto en el hecho de crear, como en la cualidad femenina de hacerlo.

Rozalen, para quien no la conozca, es una cantautora y compositora de Albacete, una creadora y comunicadora.  Estudió Psicología en la Universidad de Murcia y tiene un máster en Musicoterapia. Además tiene experiencia en musicoterapia con parkinson y grupos de colectivos en riesgo de exclusión social. En todos sus conciertos está acompañada por Beatriz Romero (técnica especialista en interpretación de la lengua de signos y guía interpretación de personas sordo-ciegas), creando un espectáculo que está teniendo gran éxito en todos los lugares en los que se representa, con una mezcla de personas oyentes y sordas en un concierto preparado para ser entendido en otros países con connotaciones específicas de la lengua de signos de cada país. De esta manera, su música se dirige a todo el mundo sin exclusiones. Un ejemplo de este gran trabajo se puede ver reflejado en el videoclip de su tema 80 veces.

Algunas de las ONG y asociaciones con las que ha colaborado son Plan Internacional, Asociación Española Contra el Cáncer o Fundación Vicente Ferrer.

Disfruta de esta preciosa creación:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pater noster

Father-rolling-on-the-grass-with-his-son-and-daughter

Hoy es martes y no puedo evitar hablar de mi padre, porque la palabra martes contiene tanto de su persona.

Por eso necesito hacer una breve introducción sobre el origen y el sentido de esta palabra.

Martes viene de dies Martis, es decir, ‘día de Marte’, porque estaba dedicado al dios romano de la guerra. Hijo de Júpiter en forma de flor y de Juno. Se le representaba como a un guerrero con armadura y con un yelmo encrestado. El lobo y el pájaro carpintero eran sus símbolos.

Marte dio nombre al cuarto planeta del sistema solar: Marte, al día de la semana: Martes y al tercer mes del año: Marzo.

Originalmente, Marte era el dios patrón de los pueblos itálicos, que eran tanto guerreros como agricultores.  Era un dios guerrero, que protegía a su pueblo contra sus enemigos. También era un dios ctónico asociado a la tierra, a la protección física y espiritual de los cultivos, y era el Dios de la Primavera.

Reunía Marte la virtudes de intrepidez, temeridad ciega, valor y osadía, fuerza viril, e inspiración guerrera. Era el dios que conducía a la victoria a los romanos.

Como dominios de Marte se consideraban los bosques misteriosos en los que habitaba el pájaro carpintero.

Mi padre nació un 15 de abril de 1931, el día siguiente de la proclamación de la Segunda República Española.  Él alguna vez comentó que pensaba que había nacido el 14, pero le habían inscrito en el registro al día siguiente para que no constara que había nacido el día de la República. En casa siempre lo celebramos el día 15. Nunca dijo nada de ser republicano, pero se intuía cierta afinidad y un orgullo de haber nacido en esa fecha.

Mi padre nació justo en un momento de enorme energía popular, política y social. Y él tenía en sí una grandísima fuerza, una grandísima pasión y una inmensa necesidad de libertad.

Mi padre nació bajo el signo de Aries un día de primavera, haciendo honor al Dios Marte, pues Aries, viene de Ares, el dios griego de la guerra, el equivalente al dios Marte, aunque Marte era más refinado y menos violento.

En astrología, arte que tengo el privilegio de haber estudiado desde mi infancia, Marte es el planeta regente del signo Aries, y a ambos se les atribuyen la energía y las características propias que hemos descrito del dios Marte.

Mi padre tenía esas cualidades.

Yo no sé si mi padre había estudiado mitología y astrología, pero lo cierto es que, por ese “azar que no busco comprender”, siempre nos contaba que estaba seguro de que en otra vida había sido un centurión romano, y lo sentía muy fuerte en su corazón, tanto que decía que siempre que estaba en Roma, escuchaba los cascos de los caballos sobre los adoquines, cuando no había ningún caballo alrededor.  Y nos explicaba que se veía los pies con las sandalias, y se veía vestido con la falda de un centurión.

Mi padre fue el pequeño de 9 hermanos, su madre era Madre, y su padre juez de paz de un pequeño pueblo de Burgos. Contaba siempre que su madre era todo amor y que su padre era tremendamente estricto y le maltrataba.  También contaba que sus hermanos mayores se burlaban siempre de mi padre porque dormía con su madre, y le llamaban “duermemadres”.

Durante la Guerra Civil pasaron hambre, y algunos días sólo había un pedazo de pan y un cuenco de leche para todos. Su padre repartía el pedazo entre los nueve y ponía el cuenco en el centro de la mesa. Y como todos se abalanzaban, él padre golpeaba fuertemente con una vara en la mano de aquel que se atreviera a saltarse su turno.

Mi padre miraba las estrellas y se preguntaba “¿Porqué no puedo estar allí, en el cielo?”. Cuando miraba el cielo sentía toda la libertad. Se sentía preso, así que con 13 años se escapó, cogió su bicicleta y se subió en el primer tren que pasaba por el pueblo, que iba a Gerona. Cuando le encontraron su padre le dio una tremenda paliza.

En cuanto fue mayor de edad ingresó para hacerse sacerdote, pero a los pocos años se salió, según sus propias palabras, porque le gustaban mucho las mujeres.

Coincidió con que su padre murió en esa época. Cuando estaba en el lecho de muerte con todos sus hijos alrededor, preguntó por mi padre, que era el único que faltaba. Estaba yendo desde Madrid para verle y nada más entrar a la habitación, su padre pronunció el nombre de su noveno hijo y justo después se murió.

Entonces mi padre volvió a Madrid y se gastó toda la herencia de su padre que le había correspondido a él, en lujo, ropa cara, fiestas, juego y mujeres, según él contaba. Sus hermanos, cuando se enteraron, fueron a buscarle a Madrid desde Burgos y le dieron una paliza por gastarse todo el dinero, aunque fuera de él.

A partir de entonces se marchó a viajar por todo el mundo, a aprender idiomas, consiguiendo trabajo como botones y recepcionista de hoteles en diferentes ciudades de Europa.

Mi padre hablaba español, inglés, francés, italiano y alemán, perfectamente. Todos los había estudiado de forma autodidacta.

Un día, mientras trabajaba como recepcionista de un hotel en Ginebra, Suiza, dónde tenía a su vez su propia habitación como empleado, y muy buena reputación como trabajador, conoció a un grupo de españoles y les invitó a dejar sus maletas y sus cosas en su habitación mientras se hallaban de paso, o algo así. Si mi padre viviera, le volvería a preguntar todos los detalles de como ocurrió todo, pero cuando me lo contó, a mí me dolía y me desconcertaba tanto que lo quería borrar de mi memoria.

Lo que sucedió fue que estos españoles atracaron una joyería, les pillaron, y ellos acusaron a mi padre ser el jefe de la banda, dieron su dirección y encontraron el botín en la habitación de mi padre en el hotel. Mi padre siempre me aseguró que él era inocente, y yo sé y siento que así es, aunque fuera un vividor y le gustara el lujo y la belleza y la libertad. Y conozco su dolor.

Mi padre pasó 7 años de su vida en una cárcel de Suiza, de la que se escapó junto con su mejor amigo de la cárcel, haciendo una copia de las llaves de la celda, puesto que en la cárcel trabajaba en cerrajería (suena increíble, pero tal cual lo contaba).

Así que su amigo y él se escaparon y atravesaron los Alpes. En mitad de la nieve su mejor amigo murió de frío en sus brazos. Cuando mi padre cruzó a Francia, le esperaba la policía.

Le metieron en una celda de castigo a pan y agua dónde cuenta que no había altura entre el suelo y el techo para ponerse de pie. Y que no sabe cuánto tiempo pasó ahí, pero que cuando salió, tenía una barba muy larga.

A la cárcel iba a visitarle un sacerdote mexicano, que era el maestro espiritual de mi madre, que por aquel entonces trabajaba cuidando unos niños en Lausanne, Suiza. Mi madre era una católica comprometida que hacía obras de caridad y visitaba a enfermos en los hospitales. El sacerdote le pidió que fuera a visitar a un preso español que estaba muy deprimido. Entonces mi padre se enamoró de mi madre. Se conocieron en la cárcel, un buen sitio para los amantes de la libertad.

Cuando mi padre salió de la cárcel (entre estos dos párrafos hay un libro entero) fue a Córdoba a buscar a mi madre y se casaron.

Cuando yo tenía un año y mi madre estaba embarazada de mi hermano, a mi padre le diagnosticaron un cáncer de parótida y se tuvieron que marchar a Madrid al Hospital de la Paz. Allí le operaron y le dieron dos meses de vida.

Mi padre siempre cuenta que en la operación salió de su cuerpo y se vio desde arriba, vio el quirófano, a los médicos y su cuerpo. Sintió que en ese momento murió. Pero no quería morirse y se agarró a la vida hasta los 76 años.

Mi padre siempre decía que le hubiera gustado ser director de orquesta o un gran payaso como Chaplin. Charles Chaplin había nacido un 16 de abril.

Nuestra vida de familia no fue nada fácil y la relación entre mis padres fue muy tormentosa. Aunque recuerdo verles salir felices y arreglados, reírse juntos y hablar en francés entre ellos cuando no querían que les entendiéramos.

Mi padre sufría de unos terribles dolores de cabeza y tenía ataques de ira muy frecuentemente. Él decía que se había quedado muy mal de los nervios después de la operación. Teníamos miedo de sus enfados. Pero muchas veces era muy alegre y se reía con ganas.

Nunca se me olvidará una vez que nos llevó a mi hermano y a mí al Parque del Retiro en Otoño cuando éramos todavía muy pequeños, y pasamos la tarde rodando cuesta abajo sobre la hierba llena de castañas. Recuerdo cómo nos divertimos, y cómo disfrutó él. 

Nos enseñaba frases en todos los idiomas que conocía. Su frase preferida era: “No news, good news!” y siempre la decía después en alemán: “Keine Nachricht, gute Nachricht”. (Ninguna noticia, buenas noticias). Hablar idiomas le daba mucha alegría.

A mis padres les gustaba la buena vida, y salían al Casino, se iban a Roma en fin de semana cuando eso no era habitual en nuestra clase social. Mi padre se llevaba a mi madre a jugar, y vivía por encima de sus posibilidades.  Se arruinaron.

Cuando yo tenía 10 años tuvo que marcharse a México a trabajar durante dos años. Allí conoció la Orden Rosacruz, según él la describía, una orden de pensamiento metafísico cristiano. Pertenecer a los rosacruces le hizo mucho bien, y yo fui testigo de ello. Fue Rosacruz desde entonces hasta el final de sus días. Comenzó a estudiar metafísica, y se curó de sus terribles migrañas. Meditaba con un vaso de agua en sus manos que luego se bebía. Por aquél entonces yo tenía 15 años, era punk y y me avergonzaba de él cuando llegaba a casa con mis amigas y le oíamos cantar el OM. Tenía una mano increíble para las plantas que crecían en casa como en una selva y parecía que las quería más que a nosotros.

Mis padres se separaron. Mi padre montó empresas y tuvo dos escuelas de idiomas, donde enseñaba inglés a los niños, le apasionaba enseñar. Hasta que se jubiló y se marchó al mar por su enfermedad en los pulmones.

Durante mucho tiempo estuve muy enfadada con mi padre. Pero él siempre me llamaba, se preocupaba por mí, y fue tan perseverante en su amor hacia mí, que finalmente nos reencontramos, gracias a él.

Cuando fuimos adultos, siempre respetó nuestras elecciones y a veces elegía pasar las navidades solo por no hacernos ir a verle.

Mi padre tenía colgado en el pasillo de casa un poema de Rudyard Kipling que siempre nos recitaba. Decía:
Hijo, si quieres amarme, bien puedes hacerlo
Tu cariño es oro, que nunca desdeño

 Más quiero  comprendas que nada me debes
Soy ahora el padre y tengo los deberes

Nunca en las angustias por verte contento
He trazado signos de tanto por ciento

  Ahora pequeño quiero orientarte
Mi agente viajero llegará a cobrarte

Será un hijo tuyo gota de tu sangre
Presentará un cheque por cien mil afanes

Llegará a cobrarte y entonces mi niño
Como hombre honrado a tu propio hijo deberás pagarle.” 

En los últimos años de su vida, muchas veces teníamos conversaciones sobre Dios por teléfono. Él soñaba con que yo encontrara un buen compañero de vida y le encantaba la idea de que algún día pudiera abrir una escuela de yoga. Mi escuela de yoga es gracias a él.

Cuando me comprometí con el padre de mi hijo, él fue el único al que se le ocurrió contar el número de veces que mi amiga que ejerció de sacerdotisa, pronunció la palabra Amor en su discurso.

Murió repentinamente de un cáncer de hígado que nadie sabía que tenía, ni siquiera él. Yo estaba embarazada de mi hijo y estaba en Brasil cuando le ingresaron. Volvimos a contrarreloj y murió 2 minutos antes de que yo entrara por la puerta del hospital. Me esperó, pero no quiso que le viera morir. Mi hermano le acompañó amorosamente en su muerte.

A mi padre le encantaba el Padre Nuestro, le parecía una preciosa oración, y llamaba Padre a Dios con un cariño infinito.

Tiempo antes de morir escribió un hermoso poema en el que les pedía a los ángeles que le elevaran dulcemente al cielo el día de su muerte. Y como él quiso, tiramos sus cenizas al mar donde el vivió sus últimos años. Y ahí, leímos su poema.

El amor a los padres sigue creciendo después de su muerte. Siempre hay tiempo para la comprensión y la reconciliación. Y he podido experimentar claramente, que más allá del dolor,  las dificultades, de los desencuentros, y de las heridas, el Amor entre padres e hijos es eterno y verdadero, está vivo y perdura en el tiempo.

Gracias, Padre, por tu amor y por la riqueza de tu alma.

La que ilumina

madre e hija rulos

 

Puedes escuchar este post en este audio. Duración: 7 minutos.

Lunes es el día de la luna. En la antigua Roma, los días de la semana se nombraban por los astros. La palabra que designa al satélite de la Tierra, luna, procede del latín y significa ‘luminosa’, ‘la que ilumina’.

En astrología, así como en muchas tradiciones, la luna es el símbolo de la maternidad, de los ciclos femeninos, del aspecto maternal y emocional de la mujer. De la cualidad del ser humano (mujeres y hombres) de amar, sentir, nutrir, proteger, crear un clan, crear un hogar.

Por eso me gusta dedicar los lunes a esta experiencia tan natural como transformadora para todos.

La energía creativa, creadora, es la capacidad de concebir, gestar y dar a luz, ya sea un hijo, una empresa, un proyecto o cualquier obra artística.

Y en el inicio de este proyecto creativo tan personal que nació un lunes (como mi hijo) quiero dedicarle a mi madre el primer lunes después de su nacimiento.

Mi querido abuelo materno era poeta y periodista en el Diario Córdoba.  Mi padre escribió poesía desde joven, así que haberme comprometido con la escritura me hace sentirme muy sensible estos días, y pensar en mi familia, en mi clan. Mi madre, mi padre y mis abuelos se fueron hace tiempo de esta vida.

Mi madre iluminaba la casa con su sonrisa cada vez que entraba por la puerta al volver del trabajo. Y esto no es un recurso poético, literalmente se iluminaba todo, o al menos yo así lo percibía. Ella era luz y más luz era el amor que nos tenía. Ahora entiendo su alegría al reencontrarnos a mi hermano y a mí al final del día. Porque el amor a un hijo no se parece a nada.

Mi madre se llamaba Soledad y se reía cuando nos contaba que en realidad, la habían bautizado María de la Soledad de la Santísima Trinidad África; igual que se reía mi hijo, fascinado, cuando le contaba el nombre completo de su abuela materna, a la que nunca conoció, el otro día mientras volvíamos en coche del colegio.

Su vida da para una novela y no cabe en este post, pero al menos quiero honrarla y agradecerla infinitamente aquí y ahora.

Mi madre no sólo era literalmente luminosa, era además amorosa, hermosa, generosa, inteligente, elegante, alegre, calmada, paciente, práctica, trabajadora, original, curiosa, culta. Tenía una mente abierta para su época, y me susurraba sus pensamientos y sus opiniones sobre las cosas.

Mi madre luchó mucho, y su vida estuvo llena de dolorosas adversidades hasta su último día. Pero durante mucho tiempo, hasta que enfermó, su sonrisa brillaba en medio de su infortunio.

Mi madre era comunicativa, nos hablaba, nos explicaba muy bien las cosas, y siempre tenía un montón de libros en la estantería a los que acudir para que pudiéramos aprender por nosotros mismos.

Una tarde mi madre nos contó, a mi mejor amiguita de la infancia y a mí, que algún día nos sucedería algo natural en las mujeres que se llamaba período. Y nos lo explicó todo perfectamente, por lo menos un año antes de que nos ocurriera, para que no nos asustáramos, porque en mi infancia de eso no se hablaba. Cuando me llegó a los 11 años recién cumplidos, llamó a la  familia a Córdoba y a Málaga para contarselo y me felicitaron a través de nuestro teléfono rojo de dial. A mí me causó mucha vergüenza.

Mi madre nos contaba muchas cosas sobre su infancia en Córdoba, su ciudad. Siempre nos recordaba que ella y sus hermanas  leían a escondidas por la noche, tapando con un pañuelo la lamparita, los libros que mi abuelo les pasaba sin que mi abuela se enterara, porque tenía miedo de que leyeran cosas indebidas (de mi abuelita hablaré otro lunes). Mi abuelo les transmitió a las cuatro hermanas su amor por la palabra y por el arte. Un día el pañuelo prendió fuego.

A mi madre le gustaba mucho la película Mujercitas porque trataba de cuatro hermanas que le hacían recordar a las suyas. Además la protagonista era escritora.

Pero su película preferida era Lo que el Viento se llevó, tenía el libro encuadernado porque lo había ido coleccionando por fascículos en su adolescencia. Y en cuanto se enteró un día de que ponían la película en un cine, nos llevo a verla. Yo debía tener 11 años.

Si hoy supiera que mi blog se llama 21 TARAS, me recordaría que TARA es el hogar de Escarlata O’Hara.

Mi madre era discreta pero era espectacular. Tenía camisones largos de todos los colores, y zapatos dorados y plateados, y un montón de collares y vestidos preciosos. Además, en el armario del baño tenía muestras de un montón de perfumes franceses, pintalabios de diferentes colores, sombras y lápices de ojos.

Así que mi mejor amiga de la infancia y yo, desde muy pequeñas, nos encerrábamos en el cuarto de mis padres a vestirnos con la ropa de mi madre y luego nos maquillábamos.

kids-playing-dress-up-with-mums-clothes-720x547

Llamaba la atención por lo guapa que era y por como vestía, porque vivíamos en una comunidad de clase media muy austera y discreta, buena gente, donde todas las madres eran amas de casa, a excepción de mi madre, y siempre las recuerdo con el delantal lleno de harina y rodeadas de niños gritando. Mi madre también enharinaba y rebozaba el pescado y hacía un alioli delicioso, y nos hacía rosquillas de anís, y nos ponía unas gotitas de anís en el botijo de barro lleno de agua fresquita.

Mi madre era muy sociable y cariñosa y se llevaba muy bien con todo el mundo.

La recuerdo pocas veces contrariada conmigo. Sólo alguna vez cuando se me caía el Colacao del desayuno sobre la falda del uniforme o cuando lloraba cuando me desenredaba el pelo.

Pero inevitablemente recuerdo las terribles discusiones que tenía con mi padre porque se atrevía a contradecirle y no puedo olvidar verla llorar silenciosamente mientras lavaba los platos.

Todavía huelo el vicksvaporub cuando nos lo untaba en el pecho antes de irnos a dormir y rezábamos con ella en la cama. Otros días nos dejaba ver “Vacaciones en el Mar”. (Glups, me parece que este no va a ser un blog para millennials).

Y bueno, ya que estamos, le encantaba Joan Manuel Serrat y José Luis Perales.

Cada vez que nos encontraba por el pasillo de casa (era un piso pequeño) nos daba besos y abrazos.

Mi madre fue profundamente socialista y cristiana en su pensamiento y en sus acciones. Y nos enseño siempre a pensar en los demás.

Otro día, quizás contaré como se extinguió la luz de Soledad, en sus ojos y en su vida.

Toda nuestra capacidad de amar nos la da nuestra madre.

Su luz se queda siempre en nuestro corazón.

Toda la gratitud no es suficiente. Pero a través del amor a nuestros hijos seguimos honrando lo que nuestras madres nos han dado.

Siempre pensé que pasado, presente y futuro existen simultáneamente, así que confío en que todo mi amor y gratitud le lleguen ahora, esté donde esté.

 

 

Guardar

 

Guardar

Guardar

El nacimiento de Venus

Alexandre_Cabanel_-_The_Birth_of_Venus_-_Google_Art_Project_2

Alexandre Cabanel (1863)

Lee, lee… te espera una deliciosa recompensa al final 😉

El día de la semana que hoy conocemos como viernes se nombró originariamente en honor de la diosa Venus.

Viernes procede de la expresión latina Veneris dies, o sea, ‘día de Venus’.

Venus es la Diosa romana del amor, la belleza y la fertilidad.

En la mitología nórdica y germánica, Freyja o Freya, es descrita también como la diosa del amor, la belleza y la fertilidad. De igual manera, Friday (viernes en inglés) y Freitag (viernes en alemán) proceden del nombre de la diosa.

Así que los viernes escribiré sobre el amor, la belleza, la fertilidad…

Las diferentes obras pictóricas sobre el Nacimiento de Venus, están basadas en la Teogonía de Hesíodo, que cuenta que el dios Urano se echó sobre la tierra ansioso de amor, y su hijo Saturno le cortó los genitales con una hoz y de ellos nació una blanca espuma y en medio de ella nació una doncella.

Esto me recuerda a que, según la Biblia,  el Genesis 2:22 dice  “De la costilla que le había quitado al hombre, Dios el Señor hizo una mujer y se la presentó al hombre”.

Y no puedo evitar relacionarlo con el nacimiento de Tara, la deidad femenina del Budismo cuyo nombre da título a este blog. Dentro del budismo tibetano Tara es considerada como una buda de compasión y acción. Es el aspecto femenino de Avalokiteshvara (Chenrezig) y en algunas historias sobre su origen, ella habría venido de las lágrimas de aquél.

Con todos mis respetos, si tengo que elegir nacer como mujer, siento más afinidad con la idea de nacer de las lágrimas del Dios de la Compasión, que de los genitales cortados violentamente por un hijo a su padre, o de la costilla de un hombre, lo cual define muy bien la esencia y las formas del patriarcado. La sociedad de la Grecia Antigua era patriarcal, así como el judaísmo.

De nuevo con todos mis respetos, si te pones a investigar sobre el Antiguo Testamento resulta ser un copy paste como el que yo estoy haciendo, y una recopilación de diferentes libros, a veces sin orden ni concierto en muchas de sus partes. Por entonces no tenían google y no tenían forma de contrastar la información salvo por revelación divina.

Pero he encontrado un dato genial (Wikipedia merece una deidad, ya hablaré sobre ello en otro post) sobre el mito sumerio de la Creación que le da un poquito más de explicación al asunto de la costilla:

Según la mitología sumeria, la diosa Ki creó con la costilla del dios Enki una diosa llamada Nin-ti (mujer de la costilla). En otro mito, el dios Enki descubrió igualmente que los humanos tenían un comportamiento inadecuado, y por ello los expulsó del paraíso sumerio.

El libro de Samuel Noha The Sumerians, their history, culture and character (1963), University of Chicago; en la p. 149 habla sobre la creación de Eva, y explica cómo en el poema sumerio “Enki y Ninhursag”, el dios Enki sufría de ocho males, para lo que la diosa Ninhursag daría a luz ocho diosas, una por cada mal o enfermedad. Uno de los órganos enfermos del dios Ekni era una costilla, que en sumerio se puede identificar como “Ti” y que también puede significar “dar vida”, y “Nin” en sumerio significa mujer, por lo que Nin-Ti se puede leer tanto como “la mujer de la costilla” como “la mujer que da vida”.

Entonces tomando la segunda definición “la mujer que da vida”, Eva en hebreo significa “quien da vida” y, a la vez, la parte del cuerpo que se definió para la creación de Eva fue una costilla.

Y mientras escribo esto, todo el tiempo me viene a la mente algo que estudié en filosofía y tradición del yoga, y que me parece maravilloso y coherente:

Ardhanari

Ardhanari (en sánscrito अर्धनारी ardhanārī) o Ardha Narishvara (en sánscrito अर्धनारीश्वर ardhanārīśvara), es una deidad hinduista andrógina compuesta por el dios Shiva y su consorte Shakti, representando la síntesis de las energías masculinas y femeninas. La forma de Ardhanari también ilustra cómo Shakti (el principio femenino de Dios) es inseparable de Shiva (el principio masculino de Dios).

Pues eso, el principio femenino de Dios es inseparable del principio masculino de Dios. ¿Queda claro?

 Hay algo muy importante que parecemos haber olvidado. ¿Qué hacemos peleándonos tanto las mujeres y los hombres? Confío en que dejemos de hacerlo a medida que vamos despertando. Yo la primera, que todavía a veces se me escapa algo de rabia feminista.

Aunque dicen por ahí, que sí que sí, que la ira es la emoción que sirve para generar el cambio.

Y sí, todo este post era una excusa para recordar este vídeo (que llevo marcado a fuego desde mi adolescencia y que mi voz interior siempre me canta 🙂

Curiosidades etimológicas:

Viernes procede de la expresión latina Veneris dies, o sea, ‘día de Venus’.

La palabra dies (‘día’) era opcional en latín, de manera parecida a como hoy podemos decir el mes de marzo o, simplemente, marzo. El castellano viernes desechó la palabra día, que, sin embargo, se conservó en otras lenguas románicas:

  • Catalán: divendres
  • Francés: vendredi
  • Italiano: venerdi

Venus, veneris

  1. Belleza, hermosura.
  2. Gracia, garbo
  3. Encanto, atracción

Del protoitálico *wenos-, y este del protoindoeuropeo *uenh₁-os (“deseo”) (idéntica a la diosa Venus). Relacionado con venia y vēnor, compárese el hitita u̯en-ᶻⁱ/uu̯an- (“copular”), el sánscrito vanáti (“amar”, “desear”), el avéstico clásico vaṇtā (“amada”, “esposa”), el gótico (wens, “esperanza”) y el tocario B wīna (“alegría”, “placer”)

Guardar

Contemplar la nieve, surfear la nieve

JamieAndersonSnowBoard

JAMIE ANDERSON

LAKE TAHOE, CALIFORNIA

2014 OLYMPIC GOLD MEDALIST , 2016 FEMALE RIDER OF THE YEAR

 

Ahora está nevando. Now ‘Snow. Recién estrenada la primavera, nieva sobre los almendros y las mimosas en flor. Pensé que eran las pequeñas flores rosas desprendiéndose dulcemente del ciruelo. Luego he visto que caían del cielo.

¿Porqué cuando cae la nieve el tiempo se detiene?

De la dulzura poética del contemplar la nieve caer, a la pasión de unas mujeres que vuelan y caen sobre ella. A continuación …. después del poema 🙂

Un poema de E. E. Cummings.

* Nota de la autora: Así es como Cummings escribía y daba forma a sus poemas. En el inglés original, Nieve se transforma en Ahora.

 

Beautiful Snow

 

Y ahora …

 

Inspiradoras mujeres que van más allá de los límites. Supremamente humanas, divinas. Mira este vídeo:


<p><a href=”https://vimeo.com/143443544″>Full Moon Sidetracked: Jamie Anderson – Staying Grounded</a> from <a href=”https://vimeo.com/leannepelosi”>Runway Films</a> on <a href=”https://vimeo.com”>Vimeo</a>.</p>

Full Moon es un proyecto de dos años de duración que documenta el pasado, el presente y el futuro del snowboard femenino.

A través de entrevistas y material clásico recuperado, Runway Films ha producido una película que rinde homenaje a la historia del snowboard femenino y muestra cómo ha influido y alentado el estado actual del deporte.

La directora y productora, Leanne Pelosi de Runway Films ha sido durante mucho tiempo un icono en el deporte.

“Mi objetivo es traer a este asombroso grupo de mujeres, que resultan ser las mejores mujeres del mundo en el backcountry, y hacerles contar sus historias de quienes las inspiran. Quiero mostrar que todos estamos conectados, y hay una razón por la que debemos ver de dónde venimos y hacia dónde nos dirigimos Es vital mantener la historia verdadera de snowboard viva a través de imágenes como entrevistas y documentación de vídeo real.

Este proyecto se estrenó en el otoño de 2016. Aquí tienes toda la información y las biografías de este maravilloso grupo de mujeres.

http://www.fullmoonfilm.com/bios/

 

 

Mirrorball

mirror-ball-holiday-decorations-are-pretty-during-the-day2.jpg


En este instante, en el que me siento a escribir mi perfil, una luz naranja golpea en mi macbookair, repentina y discretamente . Veo a través de la ventana salir el sol sobre las casas.

En el ángulo exacto de su salida, reposa medio escondida en una esquina de la estantería una bola de espejos que compré para uno de mis cumpleaños. Nunca la colgué ni la usé para una pista de baile improvisada. Ha tenido la suerte de cumplir su función finalmente, iluminada de una manera diferente a la esperada, irradiando luz a su vez en forma de reflejos arco iris por todo el salón. Su público somos el sol y yo, y la música, la sinfonía de mirlos al amanecer. Una nunca sabe cuando y cómo va a volver a la discoteca.

No es hora de discoteca aunque sí de filosofía, y este juego de luces me recuerda que la luz de la luna no le es propia, dicen, es el reflejo de la luz del sol. Posee la propiedad de reflejar como un espejo.

Todo lo que podemos observar en la naturaleza y en la vida, contiene las claves de toda la filosofía, es un fractal de lo absoluto.

Por eso cuando vemos los reflejos, estamos viendo una manifestación pequeña de lo trascendente, Dios y su Creación.

En la metafísica tántrica, Prakasha (Shiva) es la Realidad Última, el Dios Supremo o Conciencia Suprema. Es conciencia pura, estática y no dual. De igual manera, Vimarsha (Shakti) es la autoexpresión dinámica de Prakasha, la contemplación de Prakasha, reflejandose, experimentándose a sí misma. La creación es el espejo en el que Dios, o la Conciencia Suprema, se contempla a sí misma.

En el plano de lo Absoluto no manifestado (Parabrahman), ambos aspectos (Shiva y Shakti, masculino y femenino) residen en la unión total, en el fundamento del ser, la conciencia infinita. Parabrahman es eterna e inmutable, la luz y verdad absoluta que está más allá de la luz y la oscuridad, lo verdadero y lo falso.

Porque somos una manifestación de lo Absoluto en estado limitado,  todos anhelamos profundamente esta unión través del encuentro con el otro. Sólo podemos conocernos a través del reflejo en el otro. Nos experimentamos y nos reflejamos en el otro, a través del odio (que es amor, por ausencia), y a través del amor.

Ya son las 8.00 a.m. y ahora hay que correr al mundo manifiesto, ducharse, lavarse el pelo, preparar el desayuno, despertar a mi precioso hijo, preparar la mochila para la piscina, preparar la ropa de los dos, la comida para el trabajo, llegar tarde al cole, otra vez…. o quizás hoy no. Y dejar el post en la esquina de la estantería, olvidado por un tiempo, junto a la bola de espejos.

“Mirrorball” por Peter Gabriel: Una increíble canción, y una creación audiovisual de lo más delicada y acorde … escúchala, disfrútala y espera… como esperas la salida del sol sobre el horizonte…. merece la espera.

Lyrics:
I plant the kind of kiss
That wouldn’t wake a baby
On the self-same face
The wouldn’t let me sleep

And the street is singing with my feet
And the dawn gives me a shadow I know to be taller
All down to you dear, everything has changed

My sorry name has made it to graffiti
I was looking for someone to complete me
Not anymore dear, everything has changed
Everything has changed

You make the moon our mirrorball
The street’s an empty stage
The city’s sirens, violins, everything has changed
Everything has changed

So lift off love
So lift off love

We took the town to town last night
We kissed like we invented it
Now I know what every step is for

To lead me to your door
Know that while you sleep
Everything has changed

You make the moon a mirrorball
The street’s an empty stage
The city’s sirens, violins, everything has changed

So lift off love, lift off love
Lift off love, lift off love

Guardar

Es la primavera que se instala

SAMSUNG

 

“Me enorgullezco de presentir siempre los cambios de tiempo. Hay algo en el aire; el cuerpo avisa de que vendrá algo nuevo y me alborozo del todo. No sé para qué.

Durante aquella misma primavera conseguí la planta llamada prímula. Es tan misteriosa que en su misterio está contenido lo inexplicable de la naturaleza. Aparentemente no tiene nada de especial. Pero el día exacto en que empieza la primavera sus hojas mueren y en su lugar nacen flores cerradas que tienen un perfume femenino y masculino extremadamente embriagador.

Estamos sentados cerca y mirando distraídos. Y entonces ellas indolentemente se van abriendo y se entregan a la nueva estación bajo nuestra mirada maravillada; es la primavera que se instala.”

Agua Viva”, Clarice Lispector (Chechelnik, 1920–Río de Janeiro, 1977)

Y aunque en Brasil, en marzo comienza el otoño, en su música siempre es primavera…

 

 

Sobre Elis Regina, por Carlos Galilea

Sobre Tom Jobim, por Carlos Galilea

Carlos Galilea y “Cuando los elefantes sueñan con la música”

 

 

 

 

Adiós, Invierno

Adiós, Invierno

“Tú también, corazón mío, lucha en la tempestad fiera y osada. Ahora, en silencio, nota que tu serpiente se agita con un mordisco abrasador”

(“Winterreise”, Viaje de Invierno, Wilhelm Müller, 1794-1827)

En las últimas horas de la fría estación, entre las ramas peladas de los árboles, entre arbustos muertos, bajo tierra, a oscuras, sumida en una dulce y asumida soledad, late silenciosa la semilla de un nuevo comienzo. Se intuye el olor de las flores por nacer. Es en este instante que nace este proyecto amado. Hija de la Soledad, Flor del Frío, dando a luz en la plenitud de un vacío prometedor, bajo el auspicio de las Diosas. A partir de aquí, gozo poderoso del prodigio de vivir.

Auspicio (del latín:”Avís”-ave- y el verbo “spicio”-ver, mirar”- auspicium1 de auspex, literalmente «el que mira a los pájaros».

 

“Soledad”, Viaje de Invierno de Schubert

 

 

Sobre Winterreise de Schubert