Adiós, Invierno

Adiós, Invierno

“Tú también, corazón mío, lucha en la tempestad fiera y osada. Ahora, en silencio, nota que tu serpiente se agita con un mordisco abrasador”

(“Winterreise”, Viaje de Invierno, Wilhelm Müller, 1794-1827)

En las últimas horas de la fría estación, entre las ramas peladas de los árboles, entre arbustos muertos, bajo tierra, a oscuras, sumida en una dulce y asumida soledad, late silenciosa la semilla de un nuevo comienzo. Se intuye el olor de las flores por nacer. Es en este instante que nace este proyecto amado. Hija de la Soledad, Flor del Frío, dando a luz en la plenitud de un vacío prometedor, bajo el auspicio de las Diosas. A partir de aquí, gozo poderoso del prodigio de vivir.

Auspicio (del latín:”Avís”-ave- y el verbo “spicio”-ver, mirar”- auspicium1 de auspex, literalmente «el que mira a los pájaros».

 

“Soledad”, Viaje de Invierno de Schubert

 

 

Sobre Winterreise de Schubert

 

 

Un comentario sobre “Adiós, Invierno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s