La que ilumina

madre e hija rulos

 

Puedes escuchar este post en este audio. Duración: 7 minutos.

Lunes es el día de la luna. En la antigua Roma, los días de la semana se nombraban por los astros. La palabra que designa al satélite de la Tierra, luna, procede del latín y significa ‘luminosa’, ‘la que ilumina’.

En astrología, así como en muchas tradiciones, la luna es el símbolo de la maternidad, de los ciclos femeninos, del aspecto maternal y emocional de la mujer. De la cualidad del ser humano (mujeres y hombres) de amar, sentir, nutrir, proteger, crear un clan, crear un hogar.

Por eso me gusta dedicar los lunes a esta experiencia tan natural como transformadora para todos.

La energía creativa, creadora, es la capacidad de concebir, gestar y dar a luz, ya sea un hijo, una empresa, un proyecto o cualquier obra artística.

Y en el inicio de este proyecto creativo tan personal que nació un lunes (como mi hijo) quiero dedicarle a mi madre el primer lunes después de su nacimiento.

Mi querido abuelo materno era poeta y periodista en el Diario Córdoba.  Mi padre escribió poesía desde joven, así que haberme comprometido con la escritura me hace sentirme muy sensible estos días, y pensar en mi familia, en mi clan. Mi madre, mi padre y mis abuelos se fueron hace tiempo de esta vida.

Mi madre iluminaba la casa con su sonrisa cada vez que entraba por la puerta al volver del trabajo. Y esto no es un recurso poético, literalmente se iluminaba todo, o al menos yo así lo percibía. Ella era luz y más luz era el amor que nos tenía. Ahora entiendo su alegría al reencontrarnos a mi hermano y a mí al final del día. Porque el amor a un hijo no se parece a nada.

Mi madre se llamaba Soledad y se reía cuando nos contaba que en realidad, la habían bautizado María de la Soledad de la Santísima Trinidad África; igual que se reía mi hijo, fascinado, cuando le contaba el nombre completo de su abuela materna, a la que nunca conoció, el otro día mientras volvíamos en coche del colegio.

Su vida da para una novela y no cabe en este post, pero al menos quiero honrarla y agradecerla infinitamente aquí y ahora.

Mi madre no sólo era literalmente luminosa, era además amorosa, hermosa, generosa, inteligente, elegante, alegre, calmada, paciente, práctica, trabajadora, original, curiosa, culta. Tenía una mente abierta para su época, y me susurraba sus pensamientos y sus opiniones sobre las cosas.

Mi madre luchó mucho, y su vida estuvo llena de dolorosas adversidades hasta su último día. Pero durante mucho tiempo, hasta que enfermó, su sonrisa brillaba en medio de su infortunio.

Mi madre era comunicativa, nos hablaba, nos explicaba muy bien las cosas, y siempre tenía un montón de libros en la estantería a los que acudir para que pudiéramos aprender por nosotros mismos.

Una tarde mi madre nos contó, a mi mejor amiguita de la infancia y a mí, que algún día nos sucedería algo natural en las mujeres que se llamaba período. Y nos lo explicó todo perfectamente, por lo menos un año antes de que nos ocurriera, para que no nos asustáramos, porque en mi infancia de eso no se hablaba. Cuando me llegó a los 11 años recién cumplidos, llamó a la  familia a Córdoba y a Málaga para contarselo y me felicitaron a través de nuestro teléfono rojo de dial. A mí me causó mucha vergüenza.

Mi madre nos contaba muchas cosas sobre su infancia en Córdoba, su ciudad. Siempre nos recordaba que ella y sus hermanas  leían a escondidas por la noche, tapando con un pañuelo la lamparita, los libros que mi abuelo les pasaba sin que mi abuela se enterara, porque tenía miedo de que leyeran cosas indebidas (de mi abuelita hablaré otro lunes). Mi abuelo les transmitió a las cuatro hermanas su amor por la palabra y por el arte. Un día el pañuelo prendió fuego.

A mi madre le gustaba mucho la película Mujercitas porque trataba de cuatro hermanas que le hacían recordar a las suyas. Además la protagonista era escritora.

Pero su película preferida era Lo que el Viento se llevó, tenía el libro encuadernado porque lo había ido coleccionando por fascículos en su adolescencia. Y en cuanto se enteró un día de que ponían la película en un cine, nos llevo a verla. Yo debía tener 11 años.

Si hoy supiera que mi blog se llama 21 TARAS, me recordaría que TARA es el hogar de Escarlata O’Hara.

Mi madre era discreta pero era espectacular. Tenía camisones largos de todos los colores, y zapatos dorados y plateados, y un montón de collares y vestidos preciosos. Además, en el armario del baño tenía muestras de un montón de perfumes franceses, pintalabios de diferentes colores, sombras y lápices de ojos.

Así que mi mejor amiga de la infancia y yo, desde muy pequeñas, nos encerrábamos en el cuarto de mis padres a vestirnos con la ropa de mi madre y luego nos maquillábamos.

kids-playing-dress-up-with-mums-clothes-720x547

Llamaba la atención por lo guapa que era y por como vestía, porque vivíamos en una comunidad de clase media muy austera y discreta, buena gente, donde todas las madres eran amas de casa, a excepción de mi madre, y siempre las recuerdo con el delantal lleno de harina y rodeadas de niños gritando. Mi madre también enharinaba y rebozaba el pescado y hacía un alioli delicioso, y nos hacía rosquillas de anís, y nos ponía unas gotitas de anís en el botijo de barro lleno de agua fresquita.

Mi madre era muy sociable y cariñosa y se llevaba muy bien con todo el mundo.

La recuerdo pocas veces contrariada conmigo. Sólo alguna vez cuando se me caía el Colacao del desayuno sobre la falda del uniforme o cuando lloraba cuando me desenredaba el pelo.

Pero inevitablemente recuerdo las terribles discusiones que tenía con mi padre porque se atrevía a contradecirle y no puedo olvidar verla llorar silenciosamente mientras lavaba los platos.

Todavía huelo el vicksvaporub cuando nos lo untaba en el pecho antes de irnos a dormir y rezábamos con ella en la cama. Otros días nos dejaba ver “Vacaciones en el Mar”. (Glups, me parece que este no va a ser un blog para millennials).

Y bueno, ya que estamos, le encantaba Joan Manuel Serrat y José Luis Perales.

Cada vez que nos encontraba por el pasillo de casa (era un piso pequeño) nos daba besos y abrazos.

Mi madre fue profundamente socialista y cristiana en su pensamiento y en sus acciones. Y nos enseño siempre a pensar en los demás.

Otro día, quizás contaré como se extinguió la luz de Soledad, en sus ojos y en su vida.

Toda nuestra capacidad de amar nos la da nuestra madre.

Su luz se queda siempre en nuestro corazón.

Toda la gratitud no es suficiente. Pero a través del amor a nuestros hijos seguimos honrando lo que nuestras madres nos han dado.

Siempre pensé que pasado, presente y futuro existen simultáneamente, así que confío en que todo mi amor y gratitud le lleguen ahora, esté donde esté.

 

 

Guardar

 

Guardar

Guardar

15 comentarios sobre “La que ilumina

  1. Mil mil gracias. Un gusto escucharte. Me emociono mucho porque me acerca a ti y a tu vida y tb porque me conecta con mi infancia. Y eso es muy bonito. No dejes de hacer esto q haces porque lo haces muy bien. Eres muy muy grande. En algún momento haremos una kula más viva entre nosotras. Un abrazo grande.

    Enviado desde mi iPhone

    Me gusta

    1. Querida Pilar, gracias por tu precioso comentario, me alegra y me ilusiona tanto! Prontito nos vemos y le damos fuego y brillo a nuestra bellisima kula, claro que sí! Gracias por leerme! Sigues con tu luminoso blog? Abrazo infinito

      Me gusta

  2. Hoy despues del café, he vuelto a entrar a ver si había otro escrito y ya he visto que si.
    Ya he aprendido que lunes viene de Luna. La luna algo tan importante en nuestras vidas.
    Que recuerdo más hermoso el que le has dedicado a tu madre Soledad, creo que sería una mujer estupenda, como tú Tara me quedé sin mi madre demasiado pronto, algo tenemos en común.
    https://www.youtube.com/watch?v=x13MDPZfCmo .
    Dejo una canción, se llama Soledad.
    Me gustaría ponerla de forma que se viera, pero creo que tambien me enseñaras a eso.
    Hasta mañana.

    Me gusta

  3. Estoy emocionada!!!! Se me saltan las lagrimas y no puedo (tampoco quiero) evitarlo. Mi pequeña Lluna duerme h me ha permitido escuchar esta apertura de blog. Como si fuera una sinfonia de apertura de una pieza clasica, ha sido precioso, glorioso me atrevo a decir. Me ha fascinado poderte escuchar, me ha recordado esa clase d meditacion que me regalaste hace un tiempo. He gozado, he aprendido más sobre la luna, he viajado en el tiempo, te he podido conocer un poco más a ti y a tu Soledad (aue preciosa mujer) y he podido conectar con la feminidad tan preciosa que tenemos. Gracias por estar pero sobretodo por SER. Un inmenso abrazo Mila.

    Me gusta

    1. Querida Laura, gracias! De hecho pensaba mucho en ti y en Lluna mientras escribía, por el nombre de tu bebita, por tu reciente maternidad. El propósito de este blog es mantenernos unidas a través de la red de tejedoras que somos las mujeres. Un abrazo inmenso y gracias por tu apoyo siempre.

      Me gusta

  4. Las madres. Gracias por recordarme lo afortunada que soy. Afortunada de tener a mi madre a mi lado. Afortunada de ser madre. Afortunada de tener amigas que me recuerdan la belleza en lo cotidiano. No me puede gustar más. No me puedes gustar más. Gracias. De corazón.

    Me gusta

  5. Me ha gustado la frase que me dedicas !! tu madre está en ti!!.
    Eso quiero pensar .
    Las personas nunca se ván si las seguimos recordando.
    Un abrazo muy apretadito, que son los que me gustan.

    Me gusta

  6. Ay si pudiera expresarte lo bien q lo haces…! Me llega esa sonrisa “literalmente luminosa”, ese abrazo por el pasillo, ese enfado por el colapso desparramado, esa elegancia espectacular y discreta… eres increíble. Gracias una vez mas

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s