Bienvenida, Bienvenido

21 … Este nuestro siglo.

TARA es el nombre de una Buda femenina, la manifestación de la sabiduría de todos los Budas. Su significado es “Estrella” según figura en los diccionarios de sánscrito y pali. Según el Pali Text Society Dictionary es el equivalente del latín Astrum. Su raíz “tri” significa “hacer atravesar” de ahí su interpretación más popular en el Budismo, “aquella que hace atravesar”, “aquella que salva”.

TARA, según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española: Defecto o mancha que disminuye el valor de algo o de alguien.

De la Diosa Tara se dice que tiene 21 formas o manifestaciones. Es toda emanación de protección y ayuda que nos encontramos en nuestro camino.

Con profunda gratitud honro esta fuerza divina, y desnuda me refugio en su nombre allí donde mi humanidad y mi divinidad se abrazan.

Me refugio en la sabiduría y en el amor cuando es tiempo de atravesar, de cruzar el océano del engaño a una tierra pura, al edén original que está en la paz de nuestra mente.

Hago bitácora de esta travesía, escribo sobre nuestras taras, las que nos iluminan y de las que nos avergonzamos, de nuestra capacidad para rompernos y rehacernos, de caernos y levantarnos, del caos y del orden, de las luces y sombras de lo humano, del brillo de nuestro espíritu en todos nosotros, del esplendor de la Realidad a cada instante.

Encontrarás aquí reflexiones personales, arte, canciones, ciencia, poesía, filosofía. Indagando en la grandeza de lo humano.

En este momento de la historia estamos rompiendo estructuras que ya no sostienen ni acompañan nuestra evolución como seres humanos. Y preparándonos para algo nuevo sin tener un mapa.

La creación de un mundo mejor pasa por liderar en el propio corazón, un liderazgo con conciencia y empatía, un equilibrio de fuerzas, una reconciliación, encontrando la unidad dentro de uno mismo. Masculino y femenino son meras designaciones.

En estos tiempos, instinto y belleza son el fuego salvaje que ilumina nuestro camino.